April 1, 2009

Prohibido reunirse en una sala. Y menos para diseñar el futuro.


Hace unos días di una sesión a los alumnos del Executive MBA en empresas de moda del IFM de París. El título fue INNOVATION: Keys to transforming the company. Fue un resumen en versión conferencia de las clases que doy a los alumnos del ISEM, con quienes me quedan dos clases ¡y tengo contenido como para tres! No sé qué hacer, ¿corro para dar todo, o voy a un ritmo normal y dejo contenido sin dar? (Se admiten sugerencias innovadoras).


La semana pasada estuve en Málaga en el Congreso Nacional de Directores Comerciales y de Marketing. Entre otras cosas, les puse esta dispositiva que estoy utilizando últimamente para evidenciar el "karaoke" en el que están metidos muchos sectores. La incapacidad para abordar una transformación empresarial innovadora, les lleva a perpetuar colectivamente los modelos de negocio con los que tuvieron éxito en los 80 y 90, pero que ahora se encuentran en declive estructural. 

Por lo que veo -y por los emails que recibo- me temo que hay muchos directivos bloqueados para liderar procesos de cambio y muchos empleados frustrados con la parálisis estratégica de sus jefes.


La organización del congreso de Málaga me envió esta foto en la que se ve a un asistente que entró en mi perfil de Facebook mientras yo impartía la sesión. Hace tiempo, mi amigo Gustavo Entrala me dijo que más vale que nos acostumbremos a la transparencia total. Y sucede que estoy de acuerdo. La capacidad de acceder a información online de otras personas es cada día más potente. Si esta tendencia progresa, más vale que no tengas una doble vida... En mi opinión, se vive más tranquilo con una sola y con transparencia total.


Ayer di una conferencia para emprendedores en la Cámara de Comercio de Zaragoza, organizada en colaboración con el Colegio Mayor Miraflores. Me sorprendió que, entre los 240 asistentes, había un arco de edades muy amplio. Y me hizo una ilusión enorme que mis amigos Juan Cano Escoriaza e Isabel Planás (más conocida por Bel) viniesen acompañados de familiares y de otros amigos. Les senté en primera fila (a la izquierda) y procuré no mirarles mientras hablaba, para evitar que me diese risa.

En este enlace se puede descargar la presentación que hice.


Hoy Juan y Bel me han invitado a comer a casa, y luego me he vuelto a Madrid en el AVE pensando en la suerte que he tenido de estudiar en la Universidad de Navarra. Por muchos motivos, es una universidad formidable. Pero ahora me refiero a la suerte de que, de allí, sales con amigos en toda la geografía española.  Aunque Juan y Bel son más que amigos...


Hace unos días, tuve una reunión con Ventura Martínez para identificar proyectos de innovación. Me llevó a comer a un restaurante del interior de Alicante, el "Tribaldo" de aspecto poco prometedor, pero con "el mejor arroz que he tomado en mi vida", según Ventura, que sabe de esto. Me pareció una propuesta de valor bien diferenciada, por simple, prometedora y breve: "el mejor arroz del mundo, pero sobre manteles de papel".


De camino al Restaurante Tribaldo, adelantamos a este coche anuncio, que aunque resulte llamativo y divertido, da una idea de adónde hemos llegado con en el marketing basado en la interrupción y en la repetición...


Parte de la reunión con Ventura para identificar proyectos de innovación, la tuvimos en un espigón de la playa de Campello. Un lugareño pescador nos hizo esta foto. Desde luego, en ese escenario trabajamos -cuaderno en mano- con más intensidad e inspiración que en una triste sala de reuniones. Habría que clausurarlas todas. Prohibido reunirse en una sala. Y menos para diseñar el futuro.