June 1, 2009

Cosas que aprendí en Estocolmo

La semana pasada participé en la Internet Marketing Conference de Estocolmo. 

Se celebró en Nalen, un auditorio imponente.

De todo lo que aprendí esos días, destaco ahora dos cosas:

1. Si te interesa tener visibilidad en internet, por motivos profesionales o personales, más vale que te vayas creando tu Google Profile. Es una buena manera de asegurarte que se te encuentre fácilmente en internet y de mostrar lo que te interesa. En Estados Unidos, cuando se hacen búsquedas sobre nombres de personas en www.google.com, en la primera página ya aparece el Google Profile. En España no tardará. Yo rellené ayer mi Google Profile y ya está en la tercera página de resultados.


2. ¿Dónde fijamos la vista cuando navegamos en internet? Según un informe que presentó Real Eyes, la vista se va al contenido y a la navegación de modo arrolladoramente mayoritario. En consecuencia, la publicidad tradicional es tan irrelevante online como offline. De manera que si tu empresa no consigue convertirse en objeto de conversación, te toca abordar un problema de irrelevancia, que probablemente arranca en una indiferenciada propuesta de valor.

Por ejemplo, en Facebook, la publicidad sólo se lleva el 3% de las miradas (que no de los clicks) de los usuarios...

(...)

Algunas fotos que hice en Estocolmo:


Estocolomo me pareció una fabulosa yuxtaposición de edificios magníficos con vistas al mar.

Aposté hace tiempo que el tráfico en el centro de Madrid (y de muchas otras ciudades) tendrá este aspecto en pocos años: peatones, bicis, autobuses y tranvías. Y los coches, por fuera de la M-30.

En el mercadillo, me dieron ganas de hacerme vegetariano...

En esta época del año, en Suecia amanece hacia las 4:00 am y oscurece a las 11:00 pm. Aunque a finales de junio hay una noche en la que no anochece. Después de un duro invierno, la gente se echa a la calle de buen humor. Se nota.


El otro día me hizo gracia la reflexión de Ezequiel Sánchez sobre que los blogs los inventaron las madres para ver más a sus hijos. Y por eso cierro este mensaje con esta foto, y con la despedida que hace Robbie Williams en el siguiente vídeo:



Mom, this is your son singing. I love you!