April 20, 2008

Master en Dirección de Comunicación

Ayer terminé las 40 sesiones sobre innovación que me habían pedido en el Master en Dirección de Comunicación y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Oviedo, liderado por Laura Galguera y Luis Castellanos.

Les pedí que la última sesión, en la que tenían que presentar proyectos de empresa innovadores y radicalmente diferenciados, fuese en un lugar inspirador y eligieron el Jardín Botánico de Gijón.

Esta es la primera promoción del master y, tal vez sin darse cuenta, están abriendo el camino a futuras generaciones de Dircom (directores de comunicación) en Asturias.


Paseando por el jardín Botánico.


Foto de equipo ante una de las tradicionales "paneras" asturianas.


Debate de proyectos en la cafetería del jardín botánico.


Tras la sesión de trabajo en el Jardín Botánico, visitamos el centro de arte contemporáneo de "La Laboral" de Gijón. Me sorprendió esta instalación: se trata de una supuesta marca, Marx, que ofrece una selección clónica de prendas, marcadas cada una con un código (el "ZR-311", por ejemplo) para "diferenciarlas".

En pocas palabras, el tren de capitalismo (consumismo) va a toda velocidad y choca con el tren del marxismo (igualitarismo impuesto), abandonado en una vía muerta. Me pareció una contundente manera de explicar la incapacidad de diferenciación que tienen las marcas que, básicamente, se dedican a copiar las tendencias del mercado...

Hablando de diferenciación, al final de la jornada en el Jardín Botánico, pedí a cada uno de los alumnos del master que escriba en este mensaje del blog su "propuesta de valor" como futuro director de comunicación. O sea, que cuente por qué sería un buen candidato a desempeñar esta responsabilidad en una empresa. Y el reto es que lo hagan en menos de 50 palabras. A ver qué tal les sale...

Lo del Jardín Botánico me ha recordado una mítica canción de Radio Futura en los 80: