September 26, 2009

Dos típicas reacciones de los equipos directivos

¿Qué hacer cuando hay crisis económica y tu empresa opera en un mercado inestable en el que resulta difícil perpetuar los modelos de negocio? Hay dos típicas reacciones directivas:

1.- Aligerar costes y personas, replegarse para cocinar las decisiones estratégicas en la alta dirección, manteniendo al equipo apartado, incomunicado y, en consecuencia, bloqueado por el miedo.

2.- Comenzar un Proceso de Transformación e Innovación que cuente con los empleados para el diseño de la estrategia (rumbo) y que, a la vez, los inspire y conecte, mejorando así la musculatura organizativa (ritmo) para abordar el futuro.


Un ejemplo de la segunda opción es el siguiente:

En una gira de seminarios de innovación organizado por la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM), conocí a Pedro Giménez, el director general de Conway.
Conway pertenece el grupo europeo Lekkerland y presta servicios integrales de distribución para los sectores de restauración y retail. Tiene 400 empleados, suministra a casi 10.000 clientes (restaurantes, minimarkets, estaciones de servicio…) en toda España. Facturó 275 millones de € en 2008.
Al siguiente seminario de la gira, Pedro envió a una docena de personas de su equipo. Y tras dos conversaciones posteriores, empezamos a colaborar en un Proceso de Transformación e Innovación dentro de la empresa, con el objetivo de mejorar el actual modelo de negocio e identificar nuevas oportunidades de crecimiento en los próximos años.

Esto es, en definitiva, una buena muestra de un sano sentido de urgencia.

En la imagen, Pedro Giménez presenta a su equipo el comienzo del Proceso de Transformación e Innovación, en la primera sesión de trabajo que hemos tenido.